Myriam Albisu

DESDE EL UMBRAL




Sobre calle Apolón y a pocos kilómetros de la ciudad de Salto se encuentra la primera chacra en la que pasara Marosa sus primeros años junto a su familia.
Sobre calle San Martín quedan aún testimonios de la segunda casa que fue la que imprimió y dejó más recuerdos. Padre y abuelo compartían las tierras.


El abuelo, Eugenio Médici, había adquirido en 1905 los derechos sucesorios de Francisco Astengo y el 12 de diciembre de 1917 obtuvo la salida municipal, cosa que facilitó los desplazamientois de y hacia la chacra.
Probablemente en el año 1934 adquirió también la chacra que perteneciera a los sucesores de José Masferrer y Josefa Echevarría de Masferrer, lindera de la anterior.
Se vendió a María del Carmen Scarrone en  1940 y permanecieron allí hasta 1942.
Actualmente la chacra y casa en que vivieron los di Giorgio Médici en los primeros años de la poeta, pertenece al matrimonio Cayetano Kutcharski, que continúa desarrollando actividades propias del campo, llevando adelante un vivero de plantas y árboles.
La casa conserva su estructura básica; cuenta con un buen mantenimiento y se le ha agregado una habitación que da al frente.
El campo que rodea el lugar es pintoresco, con suaves lomas y aún pueden verse algunas acequias y el viejo tajamar, la arboleda…
Según Marosa en Historial de las violetas VI:
“Y en el aire había siempre perfume da violetas”
La vegetación crecida que se ve a lo lejos, recuerda el trayecto del tren (motocar) y puede verse el puente (o túnel, más bien) por donde con su estridente silbato daba las 11 y 30.
“Yo había cobrado la costumbre de errar toda la tarde, sola, lejos, sobre esa tierra, que pronto sería ajena…” (Druida 12)




LA SALA MAROSA DI GIORGIO


Lo que será, sin duda, el señalado lugar de peregrinación de quienes la conocieron y de quienes son marosianos a partir de sus libros, es la Sala Marosa di Giorgio que prontamente se inaugurará en la ciudad de Salto. La historia es la siguiente. A los pocos días de la muerte de Marosa di Giorgio, su hermana Nidia aceptó la idea de Leonardo Garet de no desperdigar las cosas de Marosa, sino de reunirlas en una sala que la recordara, a la vez que fuera el centro de estudio y de reunión de materiales sobre su obra. La Intendencia Municipal de Salto aprobó el proyecto de encargarse de la Sala.
Nidia di Giorgio y Leonardo Garet seleccionaron lo que iba a destinarse a ese fin. La Intendencia Municipal de Salto se encargó del traslado de las pertenencias. Hoy están en depósito esperando que se acondicione una parte del edificio de la Casa Quiroga, para que la Sala tenga un lugar bien acondicionado, esté abierta al público y bajo el cuidado y la responsabilidad de funcionarios municipales. Se estima que en noviembre, cuando se realicen la mayoría de los actos celebratorios de los 250 años del Proceso Fundacional de Salto, se podrá inaugurar la sala.



EL LIBRO INÉDITO

Marosa dejó un libro inédito titulado Pasajes de un memorial al abuelo toscano Eugenio Médici. Fue destinado a la Colección de Escritores Salteños que se está editando y actualmente va en su número 9. Su autora le fue entregando los poemas a Leonardo Garet, en forma trabajosamente manuscrita. Este los pasó a máquina y se los retornaba para la corrección. Así se conformó el libro que aparecerá, de acuerdo al plan de publicaciones, en el mes de diciembre de este año. Se trata, nada menos, que de la despedida de Marosa, de su mundo y de la vida.

Actividades del Mes

Suscripción










UBICACIÓN DE CASA HORACIO QUIROGA Y SALA MAROSA DI GIORGIO