Jorge Pignataro

Marosa en el Ding Dong

El “Ding Dong” fue uno de los últimos lugares salteños que tuvo a Marosa y su grupo de amigos y allegados reuniéndose frecuentemente en mesas de café. Anelio Caraballo, hoy propietario del emblemático Bar “El Pibe”, ubicado en el Barrio Baltasar Brum de Salto, trabajó durante varios años en el Ding Dong y, aunque nunca habló con Marosa, dice haberla atendido varias veces, y recuerda:


“Ella iba allí en los años 1976, 77 y 78 más o menos. El Ding Dong estaba en calle Uruguay 842, donde ahora está la empresa de celulares Claro. Era de César Osmar Acosta. Entre los que iban estaban Rubén Ferrari, “Chingola” Muñoa, Jorge Real, Maruja Ganón, Leonardo Astiazarán, Milans Martínez, “La negra” Berta, y también otras personalidades que ahora no recuerdo. Pienso que se reunían allí porque ya no existían más la Oriental ni las otras confiterías históricas, era lo último que iba quedando. Los que se juntaban no eran los diez o doce a la vez sino que alternaban permanentemente. Incluso el atractivo en aquel entonces no era sólo Marosa sino también el Cacho Astiazarán, por ejemplo; ahora yo comprendo que ellos eran el atractivo para todos los demás. En esa mesa siempre había cuatro o cinco de ellos. Era siempre después de mediodía, se armaba mesa de café o de té. Una cosa que me acuerdo es de los labios de Marosa, siempre bien pintados de rojo, y esa taza de café o de té siempre quedaba marcada indudablemente. Ella fumaba, y entonces los ceniceros también se llenaban de rojo. Me acuerdo verla con unos lentes negros tipo mariposas…
Una cosa que siempre me quedó es que le escuché decir un vez que ella soñaba con viajar a una estrella, que en aquellos tiempos era una locura. Hoy en día alguien con plata si quiere va a la luna… Pero en aquella época pensábamos qué locura lo que dice”.

Actividades del Mes

Suscripción










UBICACIÓN DE CASA HORACIO QUIROGA Y SALA MAROSA DI GIORGIO